Make your own free website on Tripod.com
 
 
del brazo con la verdad     Revista Gente

Tú estas aquí (You are here): Portada > Indice > Investigación > Aeroperú
Aeroperú 
       
Edición 1290
Anuncios
 

 
 
 
 
 
 
 

 

publicidad@genteperu.com

escribe a publicidad@genteperu.com

 
 






































             Aeroperú 
  Aeroperú 

 
 
 La estafa del siglo
"cintra compra 157 aviones"

Después de quebrar Aeroperú y llevarse 10 millones de dólares, sostiene Celso Gonzales.
"El grupo empresarial mexicano CINTRA no pagó un solo centavo por la adquisición de
Aeroperú en 1993 y, por el contrario, recibió 10 millones de dólares por su intervención en
una acción muy irregular, y que constituye una de las razones de peso, que han generado que
la entidad mexicana evite, bajo cualquier punto de vista, el reflotamiento de Aeroperú", según reveló el secretario general del sindicato de trabajadores de dicha empresa, Celso Gonzales.                                       


Indicó que el presidente de directorio de Aeroperú, Roberto Abusada Salah, tuvo pleno
conocimiento de todas estas irregularidades; sin embargo, aceptó cada una de estas anomalías.

Explicó que las cifras reales del costo de la privatización de Aeroperú, que le correspondió a
su grupo, fue de 54 millones de dólares. "De esos 54 millones se dedujo la deuda que tenía
Aeroperú con los acreedores peruanos, que ascendía a 22 millones. Es decir, quedaron 32
millones y de ese monto el grupo CINTRA pagó el 47 por ciento".

Agregó que "posteriormente, cuando se actualizaron los estados financieros de Aeroperú, los
mexicanos reclamaron una devolución de dinero, porque supuestamente habían pagado de
más. Entonces, el gobierno peruano les devolvió un millón 800 mil dólares. Hasta aquí los
mexicanos han pagado 10 millones de dólares, lo que constituye un verdadero regalo".

"Sin embargo, la cosa no queda allí, pues cuando se hicieron cargo de la administración,
vendieron activos de Aeroperú, como aviones, repuestos y equipos diversos, valorizados en
20 millones de dólares. En suma, recibieron 10 millones de dólares por la adquisición de
Aeroperú", enfatizó Celso Gonzales.

Pero hay más. Según el secretario general de tripulantes de Aeroperú, Eduardo Waslli, el
grupo CINTRA continúa usufructuando con las rutas y frecuencias de Aeroperú, no obstante
el proceso de reestructuración al que está sometido, acogiéndose a convenios internacionales
de reciprocidad, denominados de "quinta libertad", que significa que como Aeroperú puede
desplazarse de Lima a México y a Los Angeles (EE.UU.), Aeroméxico y Mexicana de
Aviación pueden hacer lo mismo. 

Aeroperú no puede hacerlo por estar inmerso en un proceso de reestructuración, pero el
grupo mexicano lo hace, por este convenio de reciprocidad, señaló Waslli.

Asimismo, la Comisión de Reestructuración Patrimonial del Indecopi suspendió el martes
último la realización de la Junta de Acreedores de Aeroperú, hasta que se resuelva la
impugnación presentada por los accionistas minoritarios, conformados por los sindicatos de
trabajadores, de tripulantes y técnicos aeronáuticos.

En México

Según un informe publicado el 5 de setiembre en la revista Proceso de México, la historia del
"factor mexicano" y sus consecuencias nefastas contra Aeroperú se remontan a principios del
'90. Aeroméxico, de Gerardo de Prevoisin, adquirió Mexicana de Aviación, que estaba al
borde de la quiebra y en 1993 compró Aeroperú.

De acuerdo con un informe de la Comisión Federal de Competencia de México, del 31 de
agosto último, la unión de Aeroméxico y Mexicana "sólo fue un paliativo de graves
consecuencias para las dos empresas, que llegaron a una situación financiera insostenible. Por
esta razón, en setiembre de 1994, los bancos acreedores asumieron el control de ambas y ante
denuncias de fraude y malversación de fondos, el presidente y principal accionista de éstas
(Gerardo de Prevoisin) se dio a la fuga. En 1994 se creó Cintra, tenedora de las acciones de
Aeroméxico y Mexicana, bajo la presidencia y dirección de Ernesto Martens, quien en 1996
nombró gerente general de Aeroperú a Juan Manuel Holguín. Durante la administración de
Holguín la línea tuvo pérdidas de cinco millones de dólares al mes.

En abril de 1998, Delta Airlines compró el 35 por ciento de la empresa, con una inversión de
50 millones de dólares. 

Holguín fue gerente hasta 1998 y fue demandado judicialmente por Cintra y Delta Airlines,
socios mayoritarios de Aeroperú, por haber falseado cifras sobre el estado financiero para
obtener un crédito de 15 millones de dólares; sólo le concedieron alrededor de tres millones de
dólares. La revista Proceso indica que después de la crisis mexicana de 1995 y mediante el
Fondo Bancario de Protección al ahorro (Fobaproa), el gobierno adquirió el control de Cintra.

Con la quiebra de Banca Serfin, su participación accionaria pasó de 54 a 70 por ciento. El 31
de agosto último, Jaime Corredor Esnaola, ex director de Banobras y de Aeropuertos y
Servicios Auxiliares, sustituyó a Martens en la presidencia de Cintra.

Luego Corredor Esnaola, muy suelto de huesos y con toda la sinvergüencería del mundo
comentó: "Hoy las compañías del grupo (Cintra) constituyen empresas sólidas, rentables,
competitivas, con visión de futuro y en franco proceso de globalización. Se ha cumplido, pues,
con una etapa en la que hemos trabajado juntos coordinando los esfuerzos de un gran equipo
humano". Para entonces, Aeroperú ya había sido declarada en quiebra. Cintra había logrado
cumplir con el objetivo que se trazó cuando adquirió Aeroperú: obtener sus rutas y frecuencias
a nivel internacional.

Una de las pruebas más palpables de esta situación la podemos observar en una nota
informativa internacional que da cuenta de que EE.UU. está incentivando la adquisición de 157
aviones comerciales Boeing por parte de Cintra, por un total de seis mil 500 millones de
dólares". Esto sólo puede suceder en el Perú.
 


    Más sobre el autor de la nota
    Revista GENTE. Derechos Reservados www.genteperu.com                       Página mantenida por MAdSWAN Web